Una cancha de fútbol en la comunidad, pero no para la comunidad

By Maria Cruz - mayo 15, 2022

West Dallas

Share this Post

Por: Oscar Saravia

Foto: Nitashia Johnson

En una reciente tarde agradable, los vecinos de Los Altos estaban afuera disfrutando casi cada rincon del West Dallas’ Benito Juarez Parque de Heroes.

Una señora sacó a pasear a su perro en lo que un señor estaba andando en su bicicleta. Un padre y su hijo estaban jugando con una pelota de futbol americano en el pasto herbáceo que está junto al patio de recreo, en donde hay niños jugando con la supervisión de sus padres. Jóvenes jugando en la cancha de baloncesto.

La una excepción era el gran campo de fútbol, exuberante con verdes primaverales pero estéril de actividad. El candado en la barda que rodea el campo se encargo de eso.

El campo se encuentra en medio del Benito Juarez Parque de Héroes en el vecindario de Los Altos. Hace años, era un centro de actividad del vecindario, con partidos de fútbol y padres enseñando a sus hijos cómo jugar el deporte.


Desde el 2012, la ciudad de Dallas construyó una barda alrededor del campo, casi no se usa, solo los fines de semana cuando los equipos le pagan a la ciudad tanto como $61 la hora para usar el campo para las prácticas o partidos.

Casi después de una década que la barda fue construida, los residentes que rodeaban el vecindario de Los Altos decían que no sabían por qué la ciudad decidió privatizar el único campo público de futbol que tenia el vecindario.

Antes que la barda fue construida, la gente jugaba ahí seguido y ayudaban mantener el campo y el parque en buenas condiciones, dice Raul Reyes Jr., vicepresidente de la asociación del vecindario de Los Altos.

“Decepciona ver esa barda y saber que tienes que pedir permiso para utilizarlo, especialmente cuando ves a gente de otras comunidades venir de vez en cuando para usarlo.” Dice Reyes.

¿Es progreso tener una barda?

Benito Juarez Parque de Héroes tiene un significado especial por la historia que hay detrás del parque en Los Altos. En el 1997, un lote anterior en la parte superior de un vertedero por fin se convirtió en un parque, la cual el vecindario ha tratado de instalar por 17 años, de acuerdo a un artículo de Dallas Morning News article del 5 de abril del 1998.

Ya que el parque empezó a tomar forma, organizaciones y donadores empezaron a contribuir para remodelar las instalaciones del parque. Uno de los fundadores era Samaki Walker, que fue jugador de los Dallas Mavericks, contribuyó $7,000 para construir una cancha de baloncesto.

“Vi el lote—- estaba muy sucio a un extremo” Walker dice en el artículo. “Quería ayudar a los niños. De donde vengo, teníamos que caminar como cuatro o cinco vecindarios hasta que teniamos la oportunidad de jugar baloncesto.”

El mismo artículo dice que “voluntarios instalaron el equipo de juegos y construyeron un diamante de béisbol y una cancha de fútbol” en el 1998. La cancha de baloncesto que fundó Walker sigue en el parque y aunque también está encerrada con barda, permanece disponible para el público, no como el campo de fútbol.

Related Article  Dallas ISD implementa acceso gratuito a Internet en el hogar para estudiantes

“Mi pregunta es, ¿por qué no podemos tener el mismo acceso al campo de fútbol igual que a la cancha de baloncesto?» Dice Reyes.

Un año después en el 1999, vecinos le preguntaron al ex concejal del distrito 6 de Dallas Steve Salazar, por un cambio de nombre de Winnetka Park a Benito Juárez Parque de Heroes.

 Una estatua de bronce de 17 pies de Benito Juárez con una base de granito también fue construida en el parque para conmemorar al ex presidente de México. Mil vecinos de West Dallas se reunieron para celebrar y disfrutar el nuevo parque.

Con el parque estabelecido, miembros de la comunidad empezaron a pedir comodidades tal como luz para el parque y alrededor de la cancha de futbol. El 21 de diciembre del 1999 el artículo de Dallas Morning News, Salazar confirmó que $200,000 fue asignado para el mejoramiento del parque, con fondos que fueron aprobados por votantes que fue un paquete de bonos del 1998 y fondos federales asignados para el desarrollo comunitario, incluyendo una etiqueta de precio para la luz de $86,000. Pero la ciudad dijo que “una gran solicitación de proyectos de construcción” estaba atrasando a los mejoramientos.

Muchos vecinos se quejaron que los oficiales de la ciudad no les importaba a necesidades de la ciudad.

“Los niños dicen que quieren jugar aquí por que es su parque, pero que no hay luz,” Isidro González dijo esto en el artículo. “Nadie puede hacer nada después que se obscurece. Esta es una comunidad de bajos ingresos, y tal vez por eso los oficiales de la ciudad no se están apurando en instalar las luces.”


Los mejoramientos llegaron una década después, en el 2009.  City of Dallas Park and Recreation Board agenda enseña eso, inicialmente la ciudad planeaba en gastar $246,600 en fondos de bonos y de fondos federales, pero fundamentalmente $449,200 fue gastado en el Community Development Block Grant funds — intentó en “construir una comunidad más fuerte” – para los mejoramientos de la cancha de futbol, un sendero, un baño portátil, mobiliario del sitio, dos estacionamientos nuevos y “bardas.”

“La cancha de futbol del parque anterior– la cual no tiene bardas– fue muy usada que el pasto se estaba maltratando que ya no se podía reponer,” Andrea Hawkins, quien maneja la experiencia de visitantes y la participación de la comunidad para los parques de Dallas, le dice a Dallas Free Press.

Cuando la cancha fue renovada, Hawkins dice, “oficiales de la ciudad y de los parques decidieron en instalar bardas para proteger una reciente renovación y para prevenir que se dañe el pasto. La barda aseguraba en tener el pasto en buen mantenimiento, y la decisión de utilizar la cancha solo por detrás reservación ayudó controlar el uso de la cancha.”

City of Dallas Park and Recreation Department mantiene 91 canchas de futbol. Incluyendo 25 canchas con luz como la cancha de Benito de Juárez. Alguien que quiere usar las canchas para prácticas o partidos tienen que reservarlas. Los precios en Benito de Juárez para equipos de adultos son $26/la hora antes de las 7pm y $61/ la hora después de las 7. Los jóvenes pueden practicar o jugar por mitad de precio– $13/la hora antes de las 7pm y $31/ la hora después de las 7pm

Related Article  Solo en casa pero conectado: Casa Feliz equipa a las personas mayores para ser expertos en tecnología


Hawkins nos dice que los vecinos de West Dallas deberían de llamar para reservar la cancha de futbol por si la quieren usar.

Ella dice que “No hay planes de quitar la barda.”

Cuando Dallas Free Press preguntó qué otras canchas de futbol que tengan bardas son manejadas por la ciudad, no podíamos obtener respuestas de la ciudad. También le preguntamos al miembro de la junta de parques Tim Dickey, que fue asignado a tomar decisiones acerca los parques de la ciudad y los centros de recreación por el concejal de West Dallas Omar Narváez. Dickey no quiso hablar en público de los parques o la cancha de futbol.


En los últimos años, al menos dos bardas en los parques Old East Dallas fueron quitadas, uno en Crockett Park, uno parque vecindario junto a Zaragoza Elementary School, y el otro en Willis Winters Park junto a Woodrow Wilson High School, donde también hay campos deportivos que son mantenidos por la ciudad.

La voz del vecindario

Reyes dice que es injusto que miembros de la comunidad de Los Altos paguen sus impuestos y no tienen el derecho en usar la cancha de fútbol de Benito de Juárez.

“Antes , la mayoría de la gente iba y corrían, andaban en sus bicicletas, hasta yo aprendí como llegar ahi, pero ya no tenemos acceso a eso,” Dice Reyes. “El mensaje que da la barda es que ‘tu no puedes venir aquí.’”

Mirna Mendez de Guatemala, una vecina que a vivido a través de la cancha por cinco años, dice que por cerrar esa cancha, ahora tienen que encontrar otras canchas disponibles y otros especiales de recreación lejos del vecindario.

Méndez está de acuerdo con Reyes que no hay punto en tener una cancha de fútbol en un vecindario si no está disponible para el uso público. Aunque hay un espacio vacío junto a la cancha, no es suficiente para usarla. No como la cancha de fútbol, el espacio vacío le falta las comodidades que tiene la otra cancha.

«Como vecino en esta área, no sólo puedes entrar ahí y jugar,» Dice Reyes. «Si quieres jugar futbol, tienes que jugar alrededor de los árboles y no es la misma experiencia.»

Tener luces instaladas fue uno de los mejoramientos que la ciudad de Dallas hizo para el Benito Juárez Parque de Héroes en el 2012 con fondos federales con la intención de mejorar y fortalecer vecindarios.

«Es un espacio grande pero no es un lugar ideal donde nuestros hijos pueden practicar deportes» Dice Méndez. «Como esta a lado de la calle no son las mejores condiciones y puede ser peligroso para nuestros hijos por si van detrás una pelota a la calle.»

Para los vecinos tener un lugar donde sus hijos puedan jugar es esencial. Durante los años la comunidad ha sentido que sus necesidades no se han tomado en consideración y la cancha de fútbol con bardas es un gran ejemplo.

«Yo creo que lugares como  Anita Martínez Recreation Center o Wesley Rankin Community Center son organizaciones que pueden hablar por nosotros y tratar de convencer a los oficiales de la ciudad que abran la cancha otra vez para el vecindario.» Dice Méndez.

Related Article  Ahora abierto: Escuela de ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas en Oeste Dallas

Impacto a la comunidad

Junto a Benito Juárez parque de Héroes esta Wesley Rankin Community Center´s Sarah Wilke Youth Center. El centro es anfitrión de programas para niños del vecindario. Han visto cómo sus actividades han sido limitadas por tener las canchas de fútbol cerradas.

«Tenemos nuestros campamentos de verano y ya tenemos como 200 niños registrados y ese es el tipo de espacio donde deberían de estar los niños, socializar y tener libertad,» dice Shellie Ross, directora ejecutiva de Wesley Rankin Community Center. «Hemos intentado en adaptarnos y hacer otro tipo de actividades como lacrosse pero solo que no se siente igual como jugar fútbol como una comunidad.»

Ross trató de llegar a un acuerdo con la ciudad para abrir una cancha al menos para unas actividades para el campamento de Wesley Rankin en el 2012, justo después que el parque tuvo bardas pero los oficiales de la ciudad nunca contestaron a tiempo.

«A través de los años hemos tenido que cambiar nuestro currículum un poco porque no tenemos acceso a la cancha, especialmente con niños hiperactivos, pedirles que corran alrededor de las bardas es menos divertido que tener una pelota de fútbol en la cancha.» Dice Ross.

Parte de las iniciativas de Wesley Rankin para dirigir estos campamentos e involucrar a niños en actividades es para mantenerlos ocupados y fuera de problemas.

«También hay otras cosas que hacer en la comunidad o espacios para pasar tiempo en una forma sana,» dice Ross. «Yo creo que teniendo espacios comunitarios en el vecindario causa que la gente se reúna más, en maneras positivas.»

Ross cree que abriendo la cancha de fútbol a la comunidad beneficiaria no solo los niños pero a sus familiares también.

«Si la cancha estuviera abierta, nos encantaría ver a nuestros hijos jugar, nosotras mamás también podríamos beneficiar en solo estar caminando dentro de la cancha, pero desafortunadamente eso es algo que no podemos hacer.» Dice Méndez.


Como resultado la comunidad de Los Altos ha sido forzada en buscar otras canchas de fútbol y otros espacios para jugar que están del otro lado del vecindario, tal como Jaycee Zaragoza Park y Recreation Center en Ledbetter y Bickers Park– que tiene bardas y solo se puede usar si tienes reservación, tal como las canchas en Mercy Street Sports Complex.

Está claro que el vecindario quiere su cancha de regreso.

“Creo que a este punto lo que tenemos que hacer es preguntarle a los vecinos ¿Cómo podemos hacer esta cancha más accesible?” dice Reyes. “Y luego podemos mandar ese mensaje a nuestro concejal o al departamento de parques y recreación.”


Share this Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    X
    X