Clifford Sherman originario de West Dallas reparte computadoras entre los alumnos de ultimo año de la escuela secundaria L.G. Pinkston.

By |Published On: agosto 19, 2022|Categories: West Dallas|

La escuela Ledbetter de West Dallas, en Gentry Drive, fue donde Clifford Sherman comenzó su educación como alumno de primer grado, y es donde concedió esta entrevista, aunque la escuela es ahora el centro de Voice of Hope Ministries. Pasó de una escuela segregada a otra en tercer curso, y terminó su educación en el L.G. Pinkston High School en 1969, antes de que los tribunales federales ordenaran la desegregación de las escuelas de Dallas en 1971. Aprendió el funcionamiento interno de los ordenadores en la década de 1970, antes de que se inventaran los ordenadores de sobremesa, y acabó creando su propia empresa informática. Ahora, devuelve el favor a su alma mater donando computodoras a los alumnos que se gradúan. La siguiente entrevista con Clifford Sherman fue realizada y transcrita por estudiantes de secundaria en el marco de un curso de entrevistas comunitarias de Voice of Hope Ministries y a través del Programa de Periodismo Emergente de la Fundación Scripps Howard en la Facultad de Periodismo Mayborn de la Universidad del Norte de Texas. Ambas iniciativas están vinculadas al itinerario periodístico de Dallas Free Press desde los institutos hasta las redacciones. Más información y apoyo a estas iniciativas.

Retrato de Clifford Sherman, fotografiado en la antigua escuela Ledbetter (ahora Voice of Hope Ministries). Foto de Nitashia Johnson

Me crié en West Dallas. De hecho, empecé a estudiar a unas siete manzanas en esa dirección [señala hacia el este], y fui a la escuela aquí, en primer y segundo curso. Esta era la Ledbetter Junior High School; iba de primero a octavo. Este edificio y los edificios pequeños de ahí, el de afuera, ahí es donde pasé el primer y segundo grado.

Luego, en el tercer grado, Irving ISD tomó esta parte, y justo en el medio de Pringle Drive, en el otro lado, todo el mundo tenía que ir a Carver Elementary. Así que en lugar de venir seis, siete cuadras aquí, tuve que ir todo el camino a través de Westmoreland y a través de los proyectos para ir al tercer grado. Tardaba unos 30 minutos. No tenían autobuses para nosotros. Caminábamos. Y cuando terminé, fui a Sequoyah [secundaria]. ¿Sabes dónde están construyendo la nueva secundaria Pinkston? ¿Bickers y Holystone? Carver estaba de un lado, Sequoyah del otro. Derribaron dos edificios para construir la nueva Pinkston. Y me gradué de Pinkston en 1969.

Fui a GM como mecánico. General Motors entrenaba mecánicos. Y en ese momento, Van Winkle Pontiac me patrocinó en la escuela. Así que pasé enero ’69 a probablemente junio ’70 de formación, y luego me fui a trabajar para Van Winkle Pontiac. Y me quedé allí por un tiempo. Un poco duro ser la única persona negra en la línea. La paga más baja. Y entonces volví a la escuela. Fui al Instituto de Control de Datos para aprender informática. Trabajé en mainframes. Muy pronto estaba creciendo en el mundo de la informática.

Las cosas cambiaron. Probablemente en torno al 76, 77, sacaron un ordenador de sobremesa. En ese momento yo todavía estaba trabajando en mainframes para la tecnología de almacenamiento. No me gustaba. Fui a la escuela para una cosa y terminé en un almacén trabajando en ellos en lugar de estar fuera dando servicio a los ordenadores. Las grandes empresas, [yo] siendo negro, no querían eso. Así que trabajé para ellos durante un tiempo y decidí montar mi propio negocio. Empecé a trabajar con un amigo mío en un concesionario de coches usados. Cuando salí de allí, otro amigo puso en marcha un servicio de peritaje, que, cuando una casa se incendia o hay una tormenta, los peritos van y redactan un informe para ellos y trabajan contra la compañía de seguros para conseguir la mayor cantidad de dinero.

A partir de ahí monté una empresa de reformas. Así que aprendí cada palo, cada pieza de madera que había en el edificio. Si no está ahí, ¿por qué no estaba ahí? Sabía dónde tenía que estar. Aprendí fontanería, aprendí electricidad, aprendí aire acondicionado y calefacción. Llegué a saber todo esto en precios. Así que elaboramos una lista de precios. (Ahora se pueden conseguir en los ordenadores, la lista de precios de lo que debería costar arreglarlo).

Me quedé con eso hasta 1985, cuando monté una empresa de informática. Era una pequeña empresa que reparaba ordenadores. Conseguí tres o cuatro contratos con diferentes bancos y edificios, y construía ordenadores especiales. En otras palabras, si eras arquitecto, no podías ir a la tienda y comprarte un ordenador que realmente hiciera el trabajo. Así que lo construía. Verás, tu ordenador necesitaría un disco duro mejor, mucha más memoria y una tarjeta de vídeo mejor, no sólo algo que está en la placa. Así que lo construiríamos de acuerdo a lo que necesitaban. Añadiría tanta RAM como pudiera y, oye, un disco duro de 500 gigabytes era tan grande como cuando empecé. Y siempre encontraba el software que necesitaban y lo instalaba en el ordenador.

Ahora, básicamente lo que hago es regalar ordenadores. Regalo ordenadores portátiles a los estudiantes de último año de Pinkston que van a una universidad de cuatro años. Rellenan el formulario y escriben una redacción, y somos unos seis los que leemos las redacciones y elegimos. De media, regalamos entre cinco y diez portátiles. Dependiendo del dinero que reciba, compro portátiles e impresoras y los regalo.

Quería ayudar. Sé que no teníamos ninguna ayuda cuando salimos de la escuela. Así que fue algo que decidí hacer porque ya estaba construyendo ordenadores. Así que siento que puedo compartir lo que he aprendido con los estudiantes para ayudarles.

Clifford Sherman, fotografiado en la antigua escuela Ledbetter (ahora Voice of Hope Ministries). Foto de Nitashia Johnson

Llevo mucho tiempo en West Dallas. Disfruté mucho, sobre todo de niño, porque no conocía nada mejor. Cuando no sabes, disfrutas. Pescábamos y aprendí a nadar en ese pequeño muelle del pantano. Cogíamos una barca y cruzábamos el río [Trinity], montábamos en los caballos que corrían salvajes por allí y recogíamos un racimo de uvas silvestres. ¿Has visto las uvas silvestres que crecen en la valla? Bueno, hacíamos zumo de uva, jalea de uva… oye, la abuela solía hacer vino de uva con ellas. Pero es sólo cosas que crecen en la naturaleza, que es parte de su conocimiento.

Aprendí West Dallas. Crecí aquí. Así que volveré aquí. Porque sigue siendo mi hogar. No importa cómo lo mire. Todavía somos dueños de la casa en 3725 Vineyard. Y mi madre se ha ido ahora desde 2017. Tengo mucha familia que se quedó en West Dallas. Solía ir a la [calle] Norco. Tuve un primo hermano que se quedó en Norco. Y otro primo en Leesburg, otro primo en Shadrack. Yo ya soy viejo, pero ellos eran mayores que yo.

En esencia, de donde eres y donde te has criado, hay algo en esos lugares, siempre hay una conexión contigo. Así que cuanto más te aferras a ello, más humilde te sientes ante tu lugar de origen, y eso te ayuda a crecer. Porque ahora tienes raíces, y las raíces que creas, vayas donde vayas, puedes crear otras.

Me he quedado en Seattle, me he quedado en St. Louis, me he quedado en Washington, me he quedado en un montón de lugares del país. Y he estado en muchos países; nunca he estado en el servicio. Me gusta Hawai. Me gusta Japón. He estado en Inglaterra, en Francia. En mi último gran viaje fui a Alemania. Suelo ir de viaje todos los años, a algún lugar fuera del país.

Luego tengo que volver a casa y ver, básicamente, lo mismo que dejé. Porque, ¿qué va a cambiar? Hasta que decidamos que haya un cambio. Los negros y morenos son perseguidos por la policía. Eso se aprende. No podemos hacer nada más que luchar contra el sistema. Oye, lo mejor que puedes hacer si te para uno mientras conduces: «Señor, enséñeme su carnet de conducir». Sé educado. Y vete. Deja que te pongan una multa para que puedas irte. Pero si te enfadas por algo que hagan, no se sabe lo que puede pasar. Una multa: puedes ir al juzgado y pagarla.

Cuando crecía, solía pasar por un árbol que está entre Aransas y Westmoreland. ¿Sabes dónde está el Jerry’s Market? Hay un árbol en ese campo. He visto más cadáveres apoyados en ese árbol. Y siempre dijimos que los mató la policía. Pero como niño, pasas por ahí desde que vas a la escuela. No puedes hacer nada al respecto. Y sabes, West Dallas solía ser un lugar donde cada 15 minutos, las sirenas se encendían, la policía volaba por la calle, disparos. Ha cambiado un poco. Es algo a lo que uno se acostumbra – oír las sirenas, oír los disparos – pero no es algo de lo que uno quiera formar parte.

Me gusta enseñar informática. Solía acoger a tres o cuatro personas y les enseñaba tabiquería seca, les enseñaba fontanería. He enseñado aire acondicionado y calefacción. A algunos niños del barrio les enseñaba mecánica. Y luego, como he dicho, hice remodelación, así que dejaría que los niños vienen y jugaríamos con sheetrock. Sólo algo para ellos para hacer algo de dinero. Y no tengo prisa; les dejo experimentar el trabajo para que sepan lo que están haciendo. Incluso cuando llegan a casa y hacen un agujero en la pared, saben cómo arreglarlo. Así que mamá no se enfada. Muchos de nosotros no nos damos cuenta de cuál es nuestro propósito hasta que es demasiado tarde. Algunas personas nunca entienden cuál es su propósito. Y el mío es aprender y devolver lo que sé, de cualquier manera que pueda. Y la mayoría de la gente dirá lo mismo. Es devolver lo que han aprendido para que la próxima generación pueda aprovechar lo que nosotros entendemos y construir sobre ello.

Retrato de Clifford Sherman, fotografiado en la antigua escuela Ledbetter (ahora Voice of Hope Ministries). Foto de Nitashia Johnson

Helado social para recaudar fondos para becas

Qué: Una bola con dos ingredientes por 2 $.

Cuándo: Sábado, 27 de agosto, 1:30-4:30 p.m.

Dónde: Vecinos Unidos, 6303 Winnetka Ave.

Por qué: Para los ordenadores portátiles e impresoras dadas por Clifford y Joyce Sherman a L.G. Pinkston High School de graduarse en universidades de cuatro años

Esta entrevista ha sido editada para mayor brevedad y claridad con un cuidadoso esfuerzo por mantener la voz original. Entrevista realizada por Alexis Garcia y Fatima Syed.

Share This Story, Choose Your Platform!

About the Author: Fatima Syed

Leave A Comment