¿Podría el acceso a internet en Dallas pasar de un lujo a una utilidad?

By Keri Mitchell - septiembre 8, 2020

South Dallas

Share this Post

Co-publicada con nuestro socio KERA. Escucha la versión de radio en el sitio web de KERA.

Audra Brown está de pie en el porche de su casa sosteniendo a su nieta de 2 años, Toya. Sus cuatro nietos están dentro de su casa en la comunidad de viviendas públicas Buckeye Trail en el vecindario Bonton de South Dallas.

“Están jugando en sus tabletas,” dice Brown. “Solo algunos juegos con los que vino la tableta.”

En la primavera, cuando COVID-19 comenzó a propagar, la escuela de varones J.J. Rhoads Learning Center pivotado hacia el aprendizaje virtual. Brown no quería que sus nietos se retrasaran en la escuela, entonces comenzó a pagar $46 al mes a AT&T por banda ancha. Pero no podía seguir pagando.

“Me atrasé en un par de pagos, así que siento que el internet se puede esperar,” explica Brown. “Pagamos las luces y la renta y no quiero atrasarme en nada.”

Chandra Macklin, la directora de J.J. Rhoads, dice que casi todos sus estudiantes vienen de hogares de bajos ingresos. Entiende que el acceso al internet es un lujo que la mayoría de las familias de su escuela no tienen. Pero ahora se ha convertido en una necesidad. Sus estudiantes han logrado grandes avances en los últimos dos años y no quiere que retrocedan. Entonces, en la primavera, se aseguró de que sus familias supieran cómo conseguir puntos de acceso portátiles para que los estudiantes puedan conectarse al internet desde casa.

“La conectividad es importante ahora. Así es como nos comunicamos,” dice Macklin. “Entonces, si eso significaba que algunos maestros irían a casa para ayudar a los padres a conectarse, lo que hicimos fue, ¿cómo podemos asegurarnos de que nuestros estudiantes todavía están aprendiendo?”

“No sabía cómo usar estas cosas, así que llamé a la escuela y siempre había alguien que podía ayudarme,” dice Brown.

Audra Brown sostiene a su nieta de 2 años, Toya, en su porche en Buckeye Trail, una comunidad de viviendas públicas en el vecindario Bonton de South Dallas. Foto de Sujata Dand

Macklin dice que está agradecida de que el distrito escolar estaba preparado con hotspots para que sus estudiantes pudieran acceder al internet desde casa.

“Estoy agradecida por nuestro superintendente y su previsión y la forma en que ve las cosas,” dice Macklin. “Cómo proyecta hacia el futuro sobre lo que se va a necesitar.”

Invertir en vecindarios sin inversión

El superintendente de Dallas ISD, Michael Hinojosa, dice que cuando comenzó la pandemia y el distrito cerró los campus, tuvo que asegurarse de que sus estudiantes pudieran conectarse rápidamente. Los hotspots eran la forma más rápida.

Pero Hinojosa quiere una solución más permanente a la falta de acceso al internet para los estudiantes de Dallas ISD, particularmente aquellos en South Dallas y otros vecindarios históricamente desinvertidos.

“Los mismos lugares que no tienen banda ancha son los mismos lugares que no tienen Starbucks. No tienen tienda de comestibles,” dice Hinojosa. “Son los mismos lugares donde tienes altas estadísticas de criminalidad. Todas estas cosas están unidas.”

Senador estatal de Texas Royce West dice que este no es un problema nuevo.

“Este problema ha estado sucediendo por más de 20 años,” dice West. “Cuando comienzas a superponer las secciones censales que tienen los incidentes más altos de pobreza, desempleo, problemas relacionados con la justicia penal, existe una correlación positiva entre los dos.”

West dice que la falta de infraestructura adecuada en Dallas del sur limita el acceso de las personas y su potencial.

“El hecho es que ya no se puede funcionar en este mundo sin conectividad.”

Si funciona para negocios, ¿por qué no puede funcionar para escuelas?

Jordana Barton trabaja para el Banco de la Reserva Federal de Dallas. Como millones de estadounidenses, comenzó a trabajar desde casa a tiempo completo cuando llegó COVID-19.

“Todos trabajamos desde casa desde marzo, ¿verdad? Estaba trabajando en mi red privada virtual de la FED,” explica Barton. “Consigo una computadora y acceso a la red privada virtual a través de mi pequeño código que introduzco y, ya sabes, así es como accedo al internet.”

Mientras tecleaba su código una mañana de primavera, Barton tuvo un momento de “a-ja.” Por años, había estado estudiando la brecha digital y su impacto en las comunidades de bajos ingresos en Texas. Ahora, debido a la pandemia de COVID-19, su trabajo estaba recibiendo más atención. Las ciudades buscaban frenéticamente soluciones a medida que la necesidad de un acceso confiable al internet se volvía esencial, especialmente cuando se trataba de aprendizaje virtual.

“Ya no tenía que explicar que esto es un problema,” dice Barton. “Entonces, estaba trabajando en mi red privada virtual y dije, ¿por qué no les damos esto a los estudiantes? Es una solución emprendedora. ¿Por qué solo los negocios deberían aprovechar esta oportunidad? “

La FED, como muchas grandes empresas, tiene su propia red inalámbrica privada, que conecta a los empleados a una torre central. La señal viaja, utilizando infraestructura pública, desde la torre a otros puntos de contacto, hasta que llega a la casa del empleado.

Todos los campus de Dallas ISD están equipados con internet inalámbrico al que el personal y los estudiantes pueden acceder mientras están dentro de las escuelas. La idea sería tomar esa misma señal y enviarla a los hogares de los estudiantes.

La escuela secundaria Lincoln de South Dallas, por ejemplo, podría colocar una antena en su techo y transmitir señales de banda ancha a los receptores domésticos. Luego, un estudiante podría escribir un código en su computadora portátil desde casa.

Jordana Barton se conecta a internet desde su oficina en casa a través de una red inalámbrica privada proporcionada por el Banco de la Reserva Federal de Dallas. Ella cree que se podría utilizar una tecnología similar para los estudiantes de escuelas públicas. Foto cortesía de Jordana Barton.

“Está invirtiendo en esto una vez al gasto de capital. Es un costo único,” explica Barton. “Y lo está pagando con la CARES Act o fondos filantrópicos para resolver este enorme problema.”

San Antonio marca el ritmo de la conectividad a Internet

La ley federal de alivio del coronavirus dio dinero a los gobiernos estatales y locales para cubrir los costos relacionados con COVID-19 entre marzo y diciembre de este año.

En junio, San Antonio se convirtió en la primera ciudad de Texas en adoptar el plan de Barton. El Concejo Municipal aprobó $27 millones para conectar a 20,000 estudiantes en códigos postales de bajos ingresos utilizando redes inalámbricas privadas provenientes de los distritos escolares, colegios comunitarios y universidades de sus escuelas.

Dallas planea seguir los pasos de San Antonio.

“Este es un momento raro y nadie lo esperaba, pero me ha inspirado mucho,” dice Dottie Smith, copresidente de la coalición North Texas’ Internet for All y es presidenta de la organización sin fines de lucro de educación Commit.

Smith ha estado trabajando con Barton y 40 líderes diferentes en nueve distritos escolares, organizaciones sin fines de lucro y gobiernos municipales y estatales. La coalición también incluye proveedores locales de telecomunicaciones e internet como AT&T, T-Mobile y Spectrum, que potencialmente se beneficiarán de las redes inalámbricas privadas porque recibirían un gran contrato con una factura paga garantizada.

“Esperamos que los proveedores puedan reducir el costo mientras mantienen la velocidad de banda ancha lo suficientemente alta para permitir que las familias accedan a todas las experiencias de aprendizaje que necesitan,” dice Smith.

Barton explica que esta asociación pública-privada beneficia a la comunidad.

“Creas un beneficio mutuo para todos,” dice Barton. “El proveedor de servicios de internet obtiene más negocios. El distrito escolar obtiene una tarifa compartida asequible. Las entidades públicas obtenemos las mejores tarifas.”

¿Quién pagará por el acceso al internet? ¿Quién debería?

El Concejo Municipal de Dallas y la junta escolar de DISD votaron al fin de agosto para contratar a CTC Technology and Energy, la misma firma utilizada por San Antonio, para crear un plan de telecomunicaciones e ingeniería en todo el condado. Hinojosa dice que el objetivo es crear una infraestructura a largo plazo en todo el condado para garantizar que todos los estudiantes y familias tengan acceso al internet en sus hogares para siempre.

La ciudad está contribuyendo aproximadamente $10 millones de sus fondos de la ley CARES. Hinojosa dice que el distrito ha presupuestado $40 millones.

“Tenemos una reserva muy saludable,” dice Hinojosa. “Podríamos sacarlo de nuestra cuenta de ahorros. Puede haber algunos dólares estatales.”

Espera que el gobierno federal también ayude a Dallas y otros distritos escolares.

La Comisión Federal de Comunicaciones distribuye dinero de tasa electrónica a ciudades, distritos escolares, hospitales y bibliotecas para infraestructura de banda ancha en instalaciones gubernamentales.

Al comienzo de COVID, el presidente de la FCC relajó temporalmente algunas de las reglas, permitiendo que los distritos gasten esos dólares en puntos críticos. Hinojosa y otros líderes de la ciudad quieren que los fondos de tasa electrónica incluyan a las familias que quieren conectarse al internet desde casa, pero a pesar de la presión, el presidente aún no ha aceptado.

“Y luego está la ley HEROES, que tiene mucho dinero en infraestructura,” dice Hinojosa. 

Aunque admite que esta ley, así como un par de otras enfocadas en financiar la infraestructura de internet, están estancados en el Senado.

También hay dinero destinado en el paquete de bonos de 2020, dice Hinojosa, en caso de que los votantes lo aprueben el 3 de noviembre.

“Tenemos múltiples soluciones de financiamiento en caso de que una de estas no salga bien,” dice Hinojosa.

“Esto es extremadamente importante,” agrega. “No sabemos cuándo terminará esta pandemia. Hay algunas áreas que están muy desatendidas con banda ancha; la mayor parte está en South Dallas. Una vez que los conecte, tendrán acceso a telesalud y también podrán tener acceso a postularse para un trabajo. Por lo tanto, esta es una solución de varios niveles a largo plazo.”

Proyectos de demostración. Origen: Ciudad de Dallas

Es por eso que Hinojosa se centra en la coalición para ayudar a resolver un problema de décadas.

“Cuando tienes el condado, la ciudad, las organizaciones sin fines de lucro, estas entidades están involucradas, entonces es una solución mejor. Es como tener agua y electricidad,” dice Hinojosa. “Es por eso que esta solución a largo plazo es importante y por eso realmente ponemos muchos huevos en esa canasta.”

Si todo sale según lo planeado, Hinojosa dice que el distrito pondrá a prueba redes virtuales privadas en cinco escuelas secundarias de Dallas a partir de octubre: — PinkstonLincolnRooseveltH. Grady Spruce y South Oak Cliff.

Esta historia se produjo a través de una colaboración entre KERA y Dallas Free Press.


Share this Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *