Millas de Libertad, una organización sin fines de lucro del sur de Dallas, presenta y financia a artistas encarcelados a través de la exhibición «Artes de la Opresión»

By Ian Wright - noviembre 8, 2021

South Dallas

Share this Post

Richard Miles señala una pared de sobres enviados por correo desde las prisiones de Texas que contenían obras de arte presentadas en la exhibición «Artes de la opresión» de este año en la Galería Pollock de SMU. Foto de Kim Leeson.

Tres piezas originales de Thomas «Bad Apple» Buchanan vendidas en la exhibición «Artes de la Opresión» de este año. El artista autodidacta, que crea dentro de una prisión de Texas, ha obtenido numerosos elogios durante los cinco años de duración de la exhibición.

“Bad Apple”, como se le conoce en prisión, se hizo amigo de Richard Miles durante sus 15 años de encarcelamiento injusto.

“A menudo pasamos por alto el talento de los oprimidos debido a su procedencia, lo que coloca barreras para que sean verdaderamente exitosos”, dice Miles, fundador de la organización sin fines de lucro Millas de Libertad.

Millas de Libertad confronta este tema de muchas maneras, incluida la exhibición anual Artes de la Opresión, una muestra de arte que este año contó con 215 obras de arte de personas encarceladas actualmente o anteriormente.

No fue la condena injusta de Miles, sino su experiencia durante el encarcelamiento lo que lo llevó a lanzar Millas de Libertad.

“La falta de recursos de rehabilitación dentro de nuestras instituciones y la falta de asistencia cuando una persona regresa a casa desde la prisión realmente se sintió como una brecha en nuestros servicios”, dice Miles. «Caminar por ese camino me puso en una posición para ser un recurso».

Aunque Miles es de Oak Cliff, Millas de Libertad tiene su sede en el sur de Dallas debido a su participación en MASS – Madres por el Avance de los Sistemas Sociales – una organización dirigida por su mentora, la fallecida Joyce Ann Brown.

“Cuando tenía 19 años, mis padres conocieron a la Sra. Brown y comenzaron a trabajar como voluntarios con ella con la esperanza de que pudiera reivindicarme”, dice Miles. «Después de que se demostró que era inocente y salí, me convertí en su aprendiz y trabajé en su oficina en Atlanta Street, que es donde realmente comencé a crecer dentro de la comunidad del sur de Dallas».

Related Article  Para alimentar a miembros de la comunidad, Crossroads colabora con iglesias, instalaciones de vivienda pública y centros comunitarios

Miles dice que se enteró de que muchas personas afectadas por el encarcelamiento fueron canalizadas al sur de Dallas, y sintió que el vecindario era el lugar donde podía tener un gran impacto e iluminar la esperanza, incluso a través de la exhibición Artes de la Opresión.

En los últimos años, la exhibición se llevó a cabo en otro lugar y fue «una exhibición de un día en la que invitamos a personas, organizamos la subasta y luego eso es todo», dice Miles. Este año fue presentado por la Galería Pollock de SMU y duró dos meses.

«La Galería Pollock de SMU e Ignite Dallas nos han desafiado a crear un diálogo junto con el arte» con «conversaciones sinceras en la esfera del reingreso a la sociedad y para la conciencia de la justicia social», dice.

Moni Gee canta «Celebrate», una canción que ella escribió, en la recepción de apertura de la exhibición «Arts of Oppression». Foto de Kim Leeson.

Además de las obras de arte mostradas para la subasta, la exhibición del día de apertura también contó con actuaciones de cantantes, así como oradores invitados.

“El arte se presenta en muchas formas”, dice Miles. “Queríamos transmitir que el arte no se limita a pinturas o dibujos, sino que se extiende a cosas como música, baile y muchas otras cosas a las que se puede acceder si las personas encarceladas tienen acceso a recursos”.

Una pregunta central que se incluyó en la planificación de la exhibición fue: «¿Cómo podemos crear conversaciones para hablar sobre el impacto del encarcelamiento y los recursos que necesitan las personas que pasan por el sistema?» Miles dice.

En respuesta a esta necesidad, el 88% de los ingresos por subasta va a los propios artistas, y el 12% restante cubre los gastos de administración y publicidad.

La mayoría de las obras de arte presentadas en la exhibición provienen de Darkwood Gallery, fundada por Alma Ríos, cuya misión es “ayudar a los artistas [encarcelados] a ser autosuficientes dentro de las unidades penitenciarias y permitirles mantenerse a sí mismos y a su familia [a través del arte ] ”, Dice Ríos. Su sobrino en prisión la ayuda a comunicarse con artistas encarcelados interesados, y ella se mantiene en contacto con ellos a través del correo y un apartado de correos. caja a la que pueden enviar sus obras de arte para que se muestren y vendan.

Related Article  Ahora abierto: Escuela de ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas en Oeste Dallas

“Desde que mi hijo fue encarcelado, conocía las luchas de una madre soltera que intenta mantener a alguien en prisión, así que pensé que tal vez había otras personas como yo luchando”, dice Ríos. “Me comuniqué con mi sobrino en prisión y le pregunté si podía encontrar artistas interesados ​​que estuvieran interesados ​​en que su arte se mostrara [y comprara] en exposiciones, y el mensaje se difundió rápidamente. Me las arreglé para ponerme en contacto con muchos presos y me enviaron la obra de arte en sobres ”.

La exhibición de este año incluyó una pared de sobres que contenían las piezas que Ríos recibió de los artistas encarcelados.

“Exhibimos los sobres para mostrar lo difícil que era el proceso de envío de obras de arte por parte de los presos”, dice Sofia Bastidas Vivar, co-curadora de Pollock Gallery. “Para poder recibir obras de arte o cualquier correspondencia de personas encarceladas, debes estar en su lista de visitantes. La obra de arte no se pudo enviar a la Galería Pollock por este motivo, pero Alma Ríos pudo recibir la obra de arte porque creó una red de personas a través del boca a boca que la agregaron a su lista de visitantes «.

La exhibición presenta obras de arte solo de hombres, dice Ríos, porque solo puede llegar a los artistas a través de su sobrino, que todavía está en prisión. Ríos y Miles no tienen conexiones con las cárceles de mujeres.

La subasta de cada año incluye entre 200 y 300 obras de arte que varían en estilo, con un precio de entre $10 y $500. La mayor venta de este año fue una acuarela expresionista titulada «Corner Pocket Call Waiting» de Sean Fox, que se vendió por $400. También se vendió la acuarela de Fox de un jilguero y el retrato de Willie Nelson.

Related Article  Cornerstone Baptist’s profitable nonprofit grocery store ‘creates dignity’ in South Dallas
Los visitantes de la exhibición “Artes de la opresión” miran piezas creadas por artistas encarcelados. Cada año se envían tantas presentaciones por correo que solo una parte de ellas se puede exhibir. Foto de Kim Leeson.

Miles dice que la exhibición de este año lo emocionó, especialmente porque las universidades, como SMU, brindan credibilidad y atención a temas como el encarcelamiento. Cuando Miles se reunió con los curadores de la Pollock Gallery, las dos entidades encontraron una conexión evidente entre la exhibición Artes de la Opresión y la iniciativa «Piezas curativas«, dirigida por Ignite Arts Dallas de SMU Meadows School.

“Queríamos apoyar a Millas de Libertad y atraer más atención a su misión”, dice Bastidas Vivar. «Debido a esto, les ofrecimos la galería para su exhibición y también la expandimos a una residencia de espacio de oficina de un año».

El horario de oficina de Millas de Libertad en la galería es los jueves y sábados, de 11 a.m.-3 p.m.

«Mi esperanza es que podamos seguir encontrando una institución educativa que adopte las Artes de la Opresión», dice Miles. «Si podemos hacerlo, podemos seguir elevando no solo el arte sino también la educación y la importancia del proyecto en sí».

Pared de arte amarillo de Millas de Libertad. Foto de Kim Leeson.

Share this Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    X
    X