¿Qué evita que Dallas tenga una escena de food trucks como la de Austin?

By Sujata Dand - julio 9, 2021

South Dallas

Share this Post

Jose Felix, de Taste Greengo, nunca se imaginó ver una fila de gente esperando para comer sus alimentos saludables en su puesto itinerante en el Parque de comida MLK. En el menú él incluye una variedad de tacos de mahi-mahi, brócoli bebé y alitas de coliflor fritas.

“Había personas que venían y nos decían que nuestra comida era la mejor,” dijo Felix. “Vendimos todo lo que servimos todos los días.”

Sin embargo, los clientes satisfechos no equivalen a éxito financiero. Felix dice que ganó suficiente para cubrir los costos y cuotas. El Parque de comida MLK no le cobró a los vendedores por participar, pero Felix dijo que trabajar con la ciudad de Dallas fue difícil, y que las ordenanzas relacionadas a los food trucks y vendedores de comida no llevan al crecimiento saludable de un negocio de alimentos.

“Hubo mucha falta de comunicación entre los inspectores de alimentos”, dijo Felix.

Para el evento, Felix compró equipo nuevo para poder cocinar pescado a la parrilla en el lugar, sin embargo, el inspector de la ciudad le dijo que eso violaba los códigos de la ciudad de Dallas.

“Para mi, eso fue irritante”, dijo Felix. “Gasté $250 para una pieza de equipo que ni siquiera pude usar”.

Crystal Wood, quien es gerente de división para la salud del consumidor de la ciudad de Dallas, dice que la ciudad no restringe la selección de comida en el menú de un vendedor, pero los chefs tienen restricciones más estrictas cuando cocinan pollo o pescado en un vehículo móvil de comida o un evento en alguna ubicación.

“Ellos pueden decidir servir lo que quieran, ya sea pollo a la parrilla o frito. La única restricción que tenemos con el pollo es que no puede estar crudo, y eso tiene que ver con el potencial de los jugos del pollo crudo que pueden contaminar otros alimentos en un área limitada”.

Wood dice que las unidades móviles de comida son pequeñas, así que el espacio para refrigeración y almacenamiento de comida es limitado. “Así que, eso es lo único que limitamos”, dice Wood. “Si estás sirviendo pollo [o pescado], tiene que ser lo que llamamos ‘de congelador a freidora’. Tienes que ser capaz de sacarlo de una nevera y ponerlo inmediatamente en una freidora”.

Vendedores de alimentos en parque de comida de Dallas. Rev. Gerald Davis de Holy Smokes fue uno de los vendedores.
El Rev. Gerald Davis, de Holy Smokes BBQ fue uno de los múltiples vendedores de comida que participaron en el Parque de comida MLK. Fotografía, cortesía de Better Block.

Los organizadores del Parque de comida MLK dicen que esas reglas fomentan el tipo de manjares fritos que los dalaciences pueden encontrar en en la Feria Estatal de Texas, pero desincentivan las opciones saludables como el pescado y los tacos vegetarianos en los que Felix se especializa. Es por eso que crearon un equipo de trabajo de comida móvil para examinar las políticas alimentarias de Dallas para estos eventos especiales.

Jason Boso, el dueño de Truck Yard en Dallas y miembro del equipo de trabajo, dice que las ordenanzas en Dallas sobre los food trucks no están actualizadas. Señala a Austin, San Antonio, Oklahoma City y otras ciudades grandes que permiten que los vendedores cocinen pescado y pollo en la ubicación o en sus camiones de comida.

“Paseas por Austin, y tienen esta vibrante cultura de comida y [ves] lo que ha hecho por la ciudad. Elevó significativamente su escena de comida. Hace diez años, lo que había de comida era, ya sabes, tacos y parrilla. Ahora, hay comida india y china…”

Boso dice que las reglas en Dallas sobre cómo preparar pescado crudo y pollo en una cocina externa y transferirlo a food trucks, crea más riesgos sanitarios que lo que sería cocinar en la ubicación, especialmente desde se requiere que las unidades móviles de comida sigan todos los mismos códigos como cualquier otro restaurante en un establecimiento. Dice que las unidades móviles de comida de hoy deben tener una cocina comercial, ventilación, equipo de almacenamiento y equipo de limpieza. Boso dice que en Dallas, la gente visita lugares como Klyde Warren Park o Truck Yard y luego buscan un lugar para ir a comer.

“Los food trucks no son la atracción [en Dallas]. Solo son una amenidad”, dice Boso.

Desiree "Dee" Powell, de Do Right by the Streets en el Parque de comida MLK. Ella quiere demostrar que eventos de alimentos son realizables.
Desiree “Dee” Powell, de la firma de urbanismo Do Right by the Streets dice que ella quiere demostrar que eventos como el del Parque de comida de MLK son realizables y pueden ser asequibles en vecindarios como South Dallas. Fotografía de Sierra Medlock.

La fundadora de la firma de urbanismo Do Right by the Streets, Desiree “Dee” Powell, colaboró con Better Block para ser los anfitriones del evento de primavera en el Parque de comida MLK con la esperanza de crear oportunidades para emprendedores de comida jóvenes y atraer a personas de otras partes de la ciudad al vecindario de South Dallas y que así puedan disfrutar su cocina original.

“Queríamos demostrar que esto se puede hacer en una comunidad donde se ha desinvertido, y que puede ser realizable y asequible”, dijo Powell. “Y, ojalá cree algo permanente que le muestre a esta comunidad que ellos pueden tener tanto como Deep Ellum, Klyde Warren o cualquier otra comunidad en Dallas”.

Powell y Better Block dicen que las cuotas encabezan la lista de quejas que están siendo tratadas por el equipo de trabajo de comida móvil. Dallas no cuenta con un permiso anual para vendedores de comida independientes; un evento especial de 30 días como el del Parque de comida MLK significa que vendedores como Felix tuvieron que pagarle cuotas a la ciudad cada dos semanas, lo que llegó a acumular un costo de alrededor de $500. Para ayudar a reducir el peso que pudieron tener los emprendedores con poco efectivo, Friends of Fair Park donaron $10,000 para reembolsar los costos de los vendedores.

Además de los costos de los permisos, algunos vendedores tuvieron que cubrir cuotas adicionales. Por ejemplo, si usan tanques de gas propano, tienen que llevar a cabo otro proceso y pagar otra cuota. Los vendedores también tienen que reportar sus ventas con la contraloría de la ciudad, y se les cobra un impuesto por alimentos calientes.

Shanay Wise, de Catering Done Wisely, posa frente a un anuncio de sus productos de alimentos.
Shanay Wise, de Catering Done Wisely, vendió sus productos de comida pre empaquetada durante la apertura suave de Southpoint Community Market. Wise dice que las reglas y las cuotas son una barrera para vender alimentos calientes. Fotografía de Nitashia Johnson.

Así como Felix, Shanay Wise, quien vive en Fair Park Estates en South Dallas, y es dueña de Catering Done Wisely, recibió muchas respuestas de parte de sus clientes en el Parque de comida MLK, pero no tuvo muchas ganancias. Wise dice que los organizadores de los parques de comida le pidieron que sirviera alimentos calientes y saludables y que tuviera una alternativa vegana. Su menú incluyó hamburguesas de pavo y una barra de tacos con precios accesibles.

“Cuando te sientas al final del día y ves tus recibos—yo tuve que pagarle a un empleado. ¿Realmente hicimos suficiente dinero por todo esto?” dijo. “Para alguien como yo que se enfoca en comida saludable, eso lo hace muy difícil”.

Wise dice que pagar las cuotas de los permisos de la ciudad de $120 durante dos semanas es una cuestión, pero que después la ciudad cobre $13 por día por ser un vendedor durante días en que el parque de comida no estaba operando no parece ser justo.

“Yo sé que esa es la norma en todos lados, pero hace que sea muy difícil hacer dinero como pequeño negocio”, dice.

Wise habría evitado las cuotas de los permisos de la ciudad si hubiera vendido productos de comida pre empaquetada (como pepinillos y pastelillos) y no la hubiera cocinado en el lugar. Ella dice que puede que no venda alimentos calientes durante la segunda iteración del Parque de comida MLK, el cual es organizado por Powell este domingo, 11 de julio, desde el mediodía hasta las 4 p.m. en 2929 MLK Blvd.

Boso dice que el lenguaje de la ordenanza de la ciudad también es confuso, y puede ser una barrera para los emprendedores de alimentos. Por ejemplo, la ciudad utiliza el término “camión de comida motorizado” en su código. Mientras que Wood dice que un trailer de comida es aceptable, Boso dice que los inspectores haciendo trabajo de campo suelen interpretar la ordenanza de otra manera.

“El problema que eso crea es que un food truck cuesta $150,000, un trailer de comida puede moverse con un Chevy Ford, el cual quizás cuesta entre $25,000 y $35,000. Así que, interpretar la palabra ‘motorizado’ como de que tiene su propio motor y se puede manejar por su propia cuenta, crea un gran obstáculo de entrada para el mercado, ¿no?”

Krista Nightengale, la directora ejecutiva de Better Block dice que espera conseguir una versión alineada de las reglas, las regulaciones y los permisos de la ciudad. Boso dice que el equipo de trabajo estará presentando una lista de recomendaciones para los líderes de la ciudad este mes.

Si la ciudad actualiza sus reglas para unidades móviles de comida, dice, sería un cambio para el panorama de alimentos en Dallas.

“No va a pasar de la noche a la mañana”, dice, “pero dentro de tres años, verás a más gente en la industria. La calidad aumentará y también la diversidad”.

Para Felix, la experiencia en el Parque de comida MLK le inspiró a comprarse su propio food truck. Él espera tenerlo listo y andando más tarde durante este verano.

“Mi meta es tener tres food trucks alrededor de DFW, y luego abriré un restaurante de comida rápida que sea saludable”, Felix dice. “Yo trabajo todo el día, todos los días, y es difícil obtener comida saludable”.

Reportaje adicional por Vivian Berreondo

Esta historia es parte de un proyecto sobre posibles soluciones a la inseguridad alimentaria en South Dallas y West Dallas. Se informa a través de una asociación de Dallas Free Press y The Dallas Morning News, con el apoyo de Solutions Journalism Network. Para más información, envía un correo electrónico a sujata@dallasfreepress.com.


Share this Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    X